lunes, 30 de marzo de 2015

Deja

Deja que la tierra se queme
que tus pies se extingan en cinco minutos bajo la sombra de una gota de tierra
bajo aquella serpiente de cielo que recorre tu piel, tu frente
la parte que no conoces de tu cuerpo oscuro y sincero
Deja que la tierra se apague
que bese cada suspiro de tu sangre
que se tropiece con las piedras que viven en tu interior
que muerda las pocas palabras que salen de tus pisadas
Deja que tu tu voz se extinga
pero no dejes de creer que eres una rueda 

que no tiene pies.
Read rest of entry