lunes, 13 de febrero de 2012

A veces


A veces uno hace una pausa para salir del encierro de un grito,
a veces uno hace una pausa para tirar al cielo esa lágrima que se convirtió en trueno
o simplemente se descose el corazón y limpia con silencio aquellas palabras que se hicieron fuego.
A veces uno se sienta en el perfil de una sombra y escribe todo lo que nunca pudo cantar cuando el viento silbaba.
A veces uno se descalza en medio de la ciudad y recorre el filudo tiempo con menos vergüenza, otras veces tira sus ropas en el cesto de la envidia y recorre desnudo las miradas que no entienden.
A veces uno descubre que no es lo que es, que la vida se vive en una escala musical de piedra, que el árbol que tenía en tu jardín no era un árbol sino un el cadáver una flor.
A veces uno abre sus miedos y los extiende en el suelo como vendedor callejero y la gente mira, toca y escupe cada uno de esos sueños que nunca llegaron a tener ojos propios y uno se sienta en un camino, se rasca la cabeza y medita y medita hasta que se hace uno con la noche.
Read rest of entry