sábado, 15 de octubre de 2011

Reflexión en un lado del camino


A una retaliva edad,
uno se sienta en el polvo que no se hizo tiempo conjugado,
regresa su mirada a una palabra que nunca dijo,
se quita las zapatos y se pone a  examinar en sus suelas,
la tierra que dejó rastros en la planta de sus pies
y piensa...
que ya no falta mucho para la hora de cenar
sin hoguera que caliente sus manos.

0 comentarios: