jueves, 18 de agosto de 2011

Cosa, palabra y voz


Hay cosas que uno nunca imagina. Cosas como el canto de un ave en el lugar menos insospechado, el tronar de un rayo en un día de sol o toparse con aquella persona que nos mueve el corazón en el momento en que uno se siente tierra.
Hay cosas que dan sentido a la vida y otras que le dan una sinrazón. Palabras, miradas, olores y huellas que determinan hacia donde uno debe o no ir.
Hay recuerdos que se hacen agua, que se hacen fuego, que suben al cielo buscando una nube donde descansar, que abren sanjas en la tierra buscando un por qué, que montan un silencio y se van sin dejar rastro en una boca.
Hay historias que no deben ver la luz de un libro, historias que nunca tendrán un punto final, historias para ciegos que no oyen, historias que mueren de pie, que se caen de los cuadernos, que no tienen tinta ni papel, que no nacieron, que se hacen el suave tintineo de una campana que nunca estuvo en el momento preciso, que nunca tuvo voz.

0 comentarios: