miércoles, 1 de septiembre de 2010

Crónica apócrifa - Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia


Érase una vez un alemán de Freiburg que un día tuvo la loca idea de coger sus chivas y visitar al Perú como parte de ese sistema de voluntariado que "ofrece" el gobierno Alemán a sus jóvenes.

Ese alemán de raza aria pero de mente cobriza, cayó en el Perú y gustó uno de sus especiales ritos socioantropológicos llamado pollada. Lugar en donde lo conocí en pleno torneo mundial de fútbol, con una chela bávara en mano y degustando una presa de pollo a medio cocinar.

Cuando lo vi sentado en medio de esas cajas de chelas pensé que era uno de esos amiguitos pitucos[1] de mi pata; aunque sí era amigo de mi amigo, no puede distinguir que era germano, ya que al verlo pensé que era un cajamarquino acharlizado o un hijo ilustre de Pozuzo perdido en la gran Lima.

Me le acerqué pensando que cosas hablar con él. Alemania, pensé, quizá el mundial de Alemania 2006 o sobre qué suerte tuvo la mascota de dicho evento, el recordado Goleo; pero le hice la pregunta clásico que se hace cuando se tiene un encuentro de tercer tipo con un extranjero: qué hace en el Perú.

Me comentó de sus proyectos, de ese conciencia social que se desarrolla en Europa ante la problemática de los sempiternos "países en desarrollo", lo que me hizo pensar por un momento que hablaba con un neo hippy[2]; pero analizándolo bien no. Le comenté de mis actividades en varias ONG, de la labor que hacíamos en la parroquia barrial y demás cosas en que coincidimos.

Las palabras que cruzamos fueron sazonadas con el mencionado pollo a medio cocer acompañada de unas chelas bien heladas de marca Pilsen Callao y todo bajo una música no muy peculiar en una pollada que digamos: rock británico. Todo eso hizo posible que este alemán me confesara que era amante no solo del hard rock, sino del new wave y del indie; pero que también había escuchado al mítico Héctor Lavoe, a Andy Montañés y a la Sonora, es decir, clásicos de la salsa.

Pero cómo un alemán era amante de la salsa y del rock ochentero. No era un arti[3] ni un posero, era una persona original, que conoció la "buena música" por medio de un amigo en su ciudad natal que era nada menos del primer puerto del Perú: el Callau, pe' varón. Amigo que lo incentivó a venir al Perú y que lo hizo pisar tierras de Comas, en un primer momento, para luego radicar un par de meses en el Callao, en donde aprendió las buenas mañas de hacer un aceptable ceviche a base de limón, cebolla y sal.

Su "voluntariado" lo llevó a trabajar en una parroquia, a interactuar con gente de ONG, con la Asociación Civil Transparencias, coordinando proyectos sociales de desarrollo y demás cosas que buscaban hacer algo por el mítico y maltratado "bien común". Estas actividades llevaron a que el alemán de 25 años aprenda a tomar combi, a pagar una "china" en ella, a incrementar sus jergas, a comer en carretilla, a tomar cerveza en grupo con un solo vaso; es decir, se hizo peruano; o, mejor aún, se hizo chalaco.

Este fin de semana lo dejamos partir rumbo a su Freiburg, pero no sin antes demostrar que las "buenas costumbres" del Perú se le habían pegado: el avión lo dejó por tardón. En otras palabras, demostró que merece ser nacionalizado peruano, tan peruano como el ceviche que amaba, tan peruano como aquel DNI falsificado en Azángaro que ya le hemos sacado y que le espera acá en Perú para su próxima y prometida visita.

___________________________________
[1] Pituco: Palabra que tiene como función describir a gente adinerada que ostenta y se vanagloria con sus posesiones. Palabra usada por el cantante popular Abelardo Gutiérrez en su exitoso tema "I have a pituca".
[2] Neo hippy: Persona del siglo XXI que comparte cierta ideología con aquella corriente pseudo existencialista desarrollada en la década de 1960 que buscaba el "peace and love" y un nuevo orden mundial sobre la base del amor.
[3] Arti: Aparte de ser una corriente intelectual. Se conoce como arti a aquellas personas que utilizan el arte como elemento diferenciador de otras. Palabras simples, una persona que por el mero hecho de conocer arte se cree superior a los que no toman interés por las expresiones artísticas.

0 comentarios: