lunes, 14 de junio de 2010

Hay cosas que ni que


Hay cosas que no entiendo en esta vida, cosas que quisiéramos saber el significado o cosas que entendiéndolas, no las asimilamos ni nos esforzamos en tratar de entenderlas.
Hay cosas en este mundo que ayudan a muchas personas a ser felices, a estar bien; pero que nos afecta a o nos choca porque creemos o necesitamos a esa persona a nuestra lado.
Hay cosas que se hicieron para ser dichas; otras para ser gritadas o escupidas; y otras tan solo para ser escritas.
Hay cosas que cuestan y que pesan más que una duda en el alma, cosas que no se puede decir en la luz del sol, cosas que se marchitan si es que callas muchos.
Hay cosas que se prenden como un hoja seca, cosas que se las lleva el viento o que se ponen amarillas con el transcurso del tiempo.
Hay cosas que no mueren, que reviven y que entendemos; cosas que por el transcurso de los años se hacen más estable; o cosas que por el tiempo se hacen polvo y barro de nuevo.
Hay cosas que uno quisiera tener a su lado siempre, cosas con las que uno se hizo hombre, ser humano completo; pero que tiene que dejar porque son cosas no eternas.
Hay cosas que no marean y cosas que causan risa cuando respiramos fuego; cosas que no pueden ser una verdad porque aún son una mentira; o una mentira mal escrita en la punta de la lengua.
Hay cosas que se esparcen como cenizas, pero que no son hijos del fuego, sino pedazos de un esperanza que no pudo ser dibujada.
Hay cosas que no se parecen en nada al rostro de la vida, cosas que nos hacen cultivar una lágrima en la mejilla, cosas que se tiñen de rojo o de negro como el no.
Hay cosas que queremos y que buscamos con locura, cosas que simplemente no pueden ser nuestras en la vida real, cosas que alcanzamos con la ayuda de una hoja en blanco y de la imaginación.

0 comentarios: