lunes, 4 de enero de 2010

Poema escrito mientras dormías

qué se necesita para escribir en un pedazo de tiempo
sin hacer que el café se enfrié
qué hace falta para coger el silencio y colgarlo de tus cabellos
sin derramar una lágrima en el río

sabes
a veces me convierto en noche y recojo los pedazos
de ilusión que muchas veces la vida me roba
y me envuelvo de tu aliento para saber que aún puedo colgar
un verso en la ventana que nos mira

sabes
hoy entiendo que nuestros caminos se hicieron más que uno
que las líneas de nuestras manos encontraron un punto fijo
en donde escribir el nombre de la vida

no te mentiré a veces me dejo caer, me pisan, me escupen
y me entierran con una roca sobre la cabeza
prenden las velas del rincón del silencio
y dicen que no puedo elegir que paso dar ni que camisa quemar
pero recuerdo tu voz, tu vientre, tu vida
y todo cambia
como aquel imperdible día de octubre

0 comentarios: