jueves, 13 de agosto de 2009

Confesiones de una noche que no era verano

Las últimas semanas han sido intensas en mi vida. Confieso que han sido nerviosas, temerosas, decisivas, gratificantes, lacrimosas, felices, etc.

Hasta hace poco era un secreto no revelado a la madre de ella y a mis padres el hecho de que íbamos a ser padres. He de confesar que esperé lo peor, desde una bofetada, una reprimenda, un "vete de la casa"; pero nada de eso sucedió, mas bien ocurrió todo lo contrario, alegrías, abrazos, esperanzas, ayudas, compresión, amor. Que qué puedo rescatar de todo esto, una frase que siempre se me viene a la cabeza: la verdad nunca hará daño. Frase relacionada a la bíblica "la verdad os hará libres".

Hace pocos días averigüé que mi bebé (suena extraño que diga mi bebé y suena dulce también) va a ser hombre. Quizá signifique poco para muchos, pero para mi fue una gran noticia, aunque me hubiera emocionado mucho también si era mujer. Pero saber que algo que es tuyo, que lleva tu sangre, que ya tiene forma, que puede oír sus latidos, verlo en una ecografía, es algo que te marca la vida. Que sea hombre también ha sido una gran alegría para la familia de su madre, ha concluido por fin un imperio femenino por más de tres generaciones.

Estos días estoy muy ocupado, tal como lo dijo un amigo querido en uno de sus escritos. He estado ocupado, ante todo, preparando todo para la mudanza, la madre de mi futuro hijo se viene a vivir conmigo. Es cierto, las paredes en donde me muevo no son mías, son de mis padres; pero el hecho de tener cerca a la mujer que amo y al fruto de nuestras esperanzas me llena de alegría; y aunque, como dice mi buen amigo, la carne siempre sale con hueso, habremos de aprender a convivir con ese hueso y a hacer con ello una rica sopa.

La semana pasada murió uno de mis perros, Tony, más conocido en el lumpen como Falso Ewok. Falleció por culpa de una veterinaria, le pusieron más suero del que podia soportar. Reclamos, griterios, una necropsia en una facultad veterinaria, etc. Cosas que no borrarán el mal sabor que nos dejó la pérdida de Tony, un perro carismático, loco, juguetón, cariñoso. Una historia quechus dice que cuando una persona muere tiene que seguir un camino para "el cielo", pero si desvía de este se va al "infierno"; en este camino están todos tus animales que has criado y si fuiste bueno con ellos, te ayudarán y guiarán para que llegues más rápido a la salvación. Otra historia cuenta de que si uno es pecador y las llamas del infierno son tu destino, las mascotas que has tenido en vida te aliviarán tal sufrimiento pues lamerán tus llagas y harán más soportable ese dolor. Si existen tales destinos, espero verte allí Falso Ewok.

Van más de seis semanas que estoy desempleado y es algo que me desespera, sobre todo porque ahora voy a ser padre y tengo responsabilidades que cumplir; pero no sé por qué, algo me dice que va a salir todo bien, creo que la esperanza se ha posado en mi cabeza desde que voy a ser padre. Bueno, son seis semanas y es lago complicado porque aún no me he licenciado, porque por razones económicas el instituto en que cursaba publicidad quebró; pero, a pesar de todo ello, aún creo que va a salir bien todo. Locuras de alguien que va a ser padre, de alguien que cree que la fe es un valor que en tiempos de crisis toma más fuerza.

0 comentarios: