lunes, 13 de julio de 2009

Un mañana pronto

Hay momentos en los que uno debe dejar de lado su vida y empezar de nuevo, no me refiero a tratar de empezar sino a empezar de nuevo, a levantar las manos y mover los pies. Aquellos momentos son fundamentales para unser humano y son las circunstancias precisas que nos hacen madurar y ser hombres en toda la extensión de esa palabra.

Esos momentos son duros e, incluso, dolorosos; pero son los momentos en los que puedes decir que vives y los que te permiten apreciar la vida de otro modo. Son como las oportunidades, que están allí, pero que al menor descuido se van como palomas espantadas. A todos nos toca una en un momento, quizá dos; no creo que tres.

Miro mi vida y sé que una etapa nueva está por comenzar, que el mañana me espera. Y confieso, con algo de temor y con mucha esperanza, que la espero que espero que sea el mañana, porque sé que lo que me depara el destino es bueno, sobre todo para una vida.

0 comentarios: