sábado, 18 de julio de 2009

Cerebro versus músculo



¿Hay algo que una el interés artístico con lo deportivo? ¿Por qué la mayoría de intelectuales desvincula el plano deportivo del artístico? ¿Es acaso lo corporal ajeno a lo intelectual?

Esta clase de preguntas vinieron a mi mente un día de esta semana al escuchar un programa cultural de RTVE, El ojo crítico, acerca de que si estas actividades están totalmente desvinculadas o hay un nexo entre ellas, un libro, una película que refleje esto.

Creo que el mayor exponente de desvicular lo físico con lo intelectual, fue el maestro Jorge Luis Borges, quien se la agarró con el "deporte rey", del cual pregonaba que "es popular porque la estupidez es popular"; quizá tenga razón porque, citándolo otra vez, "el fútbol despierta las peores pasiones". Esto se puede comprobar cada vez que juegan dos equipos populares en un país, lo grotesco que son sus hinchas, el nivel cultural de los que se mueven en la cancha persiguiendo con o sin razón una esfera.

Se podrá hacer arte con algo tan antiestético como el fútbol, pensaba que no; pero recordé el poema Fútbol de Blanca Valera, poema que muestra la relación del juego de pelota con el crecimiento del niño; o aquella Oda que Rafael Alberti le hiciera al portero Platko de la Real Sociedad de San Sebastian allá en los años veinte cuando arriesgó su vida para evitar un gol y ganar un título español; o aquel poema en honor a otro guardameta, esta vez escrita por Miguel Hernández, Elegía al guardameta, en donde se versa sobre las características del guardameta y su muerte al chocar este contra uno de los maderos del arco que defendía.

Dejemos de lado el fútbol y analizemos otro deporte, como el box, un deporte que consiste en darse golpes con otro rival para el deleite de un público que goza y hace negocios con esta actividad. Uno de los maestros de la literatura que defendía con amor este deporte fue Hemingway, practicante amateur de este deporte, que plasmó esta pasión el algunos escritos; no puedo dejar de mencionar a Julio Cortazar, amante de este deporte, quien en Torito, nos narra las penurias de un ex boxeador. Si lo vemos con el cine, encontraremos piezas célebre como Toro Salvaje de Scorsese, Rocky, Million dolar baby de Clint Eastwood.

Por lo que veo las artes narrativas (cine, literatura, pintura, teatro, escultura) nos pueden dar muestras de nexo entre los artístico y lo deportivo, pero dicha relación es mínima si nos ponemos a comparar como era esta cuando los griegos estaban en todo su esplendor y cuyo lema total fue lo exclamado por Platón: "Mente sana en cuerpo sano". Los griegos fueron los padres de la intelectualidad occidental, ellos armonizaban el cuerpo y la mente, la creación de la olimpiadas es una muestra de ello; quizá deberíamos de rememorarlos más seguido para reencontramos con esa dualidad que es una en su conjunto, que lo mental, intelectual sea uno con el cuerpo o el deporte; claro, sin entrar de lleno a un dogmatismo por parte de uno.

0 comentarios: