miércoles, 8 de julio de 2009

¿Bloggear o no bloggear?


Hace poco escuché a alguien decirle a un amigo que el blog que desarrollaba era una mochila de adolescente, es decir, un lugar en donde un chiquillo menor de 20 años pone de todo un poco. Esto me llevó a pensar sobre el desarrollo de blogs, si es algo propio para uno, algo así como un diario en donde se anota todo lo que uno desea, desde pensamientos, chistes, cosas sueltas, etc; o si es algo que tiene que ver como una herramienta de desarrollo, sea intelectual, periodístico, político, religioso, sexual, etc.

Lo que recalco es esa dualidad que tienen los blogs: o es un blog anecdotario personal o es un blog temático. El primer tipo de blog no necesita de una constante actualización, sino tan solo hacerlo cuando el alma (o las ganas) llamen a escribir; es, como dije, una clase de diario anafrankesco. Si este fuera el caso, entonces, ¿este blog carecería de validez o sería tan loable como el segundo tipo de blog?, es decir, los blogs temáticos, los que tienen una línea que desarrollar y que la gente sigue o tienen más rating.

Esto es algo que me tiene aún en incertidumbre, pero creo que el segundo tipo de blogs son los más coherentes, los que tienen sentido y no son blogs tan personales que solo tengan una visita, un solo lector que los entienda que, por lo totalmente general, es el propio autor. Sin embargo, uno siempre puede describir en los blogs personales sinceridad, sentimientos, conflictos, etc., uno puede apreciar el alma; sé que estos blogs ayudan, son una clase de terapia y que inclusive muchos psicoterapéutas recomiendan su proliferación, ya que el hombre posmoderno necesita de canales para expresar o gritar toda la mierda de la sociedad.

Los blogs temáticos ayudan al desarrollo intelectual de una persona, sea cual sea la rama, desde la más vanal hasta la más honorable, pero ayudan a fortalecer un tipo de personalidad y crear personalidad es crear desarrollo. Son este tipo de blogs los que también son punto de vista para muchas agencias publicitarias online y por ellos son contactados y pagados para hacer post o por linkear.

Esta duda hamletiana me mueve el piso debido a que desarrollo dos tipos de blogs, este que escribo, La Hoja del Coleóptero, y Apuntes de Chistología Lacaniana; el primero es, como diría mi amigo, una mochila de adolescente; mientras que el otro trata de ser un blog temático que se mueve bajo los linderos del humor literario. No obstante, necesito desahogarme, explicar y tratar de expulsar mis demonios porque sé que nunca podré dominarlos y sé también que necesito desarrollarme en un plano, el creativo; y creo que dicha duda siempre me atormentará... qué hacer, creo que solo vivir y ser.

0 comentarios: