martes, 30 de junio de 2009

No estoy

A veces la vida nos lleva por senderos que se nos hacen difíciles, las dificultades se juntan y piensas que no hay un horizonte que seguir. Sé que me encuentro en ese tiempo ahora, que las cosas no están saliendo como hubiera querido, que hay cosas que vendrán y me embarro de miedo; pero como reza el dicho: "Todo tiene un porqué".
Espero que ese porqué ilumine mi cabeza un día y sepa que es posible que todos tenemos un destino impuesto por Dios y que ese destino, si es hecho por Dios, es bueno para nosotros.
Disculpen, hoy me siento, como diría mi amigo Madagascar, achalinado. Y creo que en esos momentos, uno no debe abrir la boca, ni teclear un texto.

0 comentarios: