jueves, 4 de junio de 2009

Cara azul I

Él le sacó los ojos con los dedos, de un golpe en la cabeza con la cacha de la pistola le obligó a abrir la boca.
-Córtate la lengua, córtatela, !hijo de puta¡

Él le hizo caso, cogió el cuchillo y de un solo corte hizo lo que él le pedía.

-Ahora nunca podrás decir quien soy.

Y lo dejó tendido en la acera, los carros pasaban a su lado pensando que era el típico borracho de un domingo en la madrugada.

2 comentarios:

Perséfone on 5 de junio de 2009, 15:56 dijo...

Me ha dolido hasta a mí... ¡Qué cruel!

Año dominis dijo...

Qué malo¡¡¡