viernes, 12 de junio de 2009

Algo sobre el cine


Me gusta el cine porque es una especia de dulce anonimato, ya que al apagarse todas las luces los que asistimos nos convertimos en iguales, en una suerte de cofradía secreta que hace reverencias a un écran con colores.
Es como ser parte de una masa ordenada que tiene un solo fin, sea el de entretenerse, el de culturizarse o simplemente para pasar un rato; es decir, todo vamos con un fin: mirar en silencio esa pared.
Me gusta el cine también porque todos paran en silencio cuando se proyecta una película, algo imposible para un grupo de cincuenta o cien personas juntas; porque el silencio se convierte en un ídolo que tenemos que cultivar, ya que si lo profanamos el otro camarada nos reclamará con justa razón.
Me gusta el cine, por sobre todas las cosas, porque se cultiva, casi siempre, algo perdido en la realidad citadina: el respeto por el otro.

0 comentarios: