lunes, 11 de mayo de 2009

Reflexión post día de la madre


Ayer fue el famoso "día de la madres", particularmente las celebraciones masivas no me llaman mucho la atención, es una clase de respuesta frente a lo estúpido del mundo de seguir como corderos lo que otros hacen y un acto de sentirme libre de la globalización, del sistemas neoliberal que nos hace gastar y gastar (consumismo, ps).
Respecto a mi madre, qué puedo decir, es una mujer trabajadora, se sacó la mugre por mi hermana y yo cuando éramos chibolos; no tuvo una familia, su madre murió cuando ella aún era niña, razón por la cual le creó la psique que tiene ahora y los vacíos psicológicos que hasta ahora padece; es una madre cariñosa, a su modo (claro, todos somos amorosos a nuestro modo),pero se nos entregó como toda madre; que a veces es medio loca, como todas las madres, también, pero no por ello deja de ser ser humano y la veo como tal, como un ser humano con defectos y virtudes que nos entregó lo que nos podía entregar y por eso lo amo.
La amo porque me enseñó el significado del sacrificio, el significado de la resistencia (aunque a ella no le durará mucho), la quiero porque me formó como persona e influyó en mi personalidad, copié muchos de sus aciertos así como muchos de sus errores, lo que me hacen ser lo que soy.
Sé que no la divinizo, como muchos hacen, porque una madre es humana, tan humana como un varón; pero hay algo que nosotros, los varones, no entendemos: el amor incondicional que ellas sienten aunque a veces uno muera por amor.

0 comentarios: