jueves, 9 de abril de 2009

Poema que no debía de ser para ti

Hundo mi mano en tu barco
hundo mi vida en un espectro que no me mira
toco tu vientre con locura
con el hilo de esperanza que aún cuelga de mi sonrisa

alguien grita
escucha su voz
está detrás de la puerta
esperando una culpa
alguien llora
y llueve al cielo
toda su inocencia marchita

dónde te me escondiste
dónde tomaste la espina y dejaste la rosa
dónde guardaste el sombrero
las uñas que clavaste en mi espalda
los aplausos que una vez pisaste

dime, dónde clavaste mi voz
dónde apagaste el cigarro de mi ira

ayer era persona
lo admito, media persona
pero ser humano al fin

ayer era cuervo
murciélago enamorado de un nube negra
hoy me derrito bajo el sol
bajo un signo de interrogación que no sé donde empieza

escribo
mastico un periódico que se dice culpable
respiro
muevo mi pierna para saber que está allí
y que no la dejé empeñada por un pedazo
de libertad oxidada

me miro al espejo
dónde dejaste mis ojos
mis ganas de ver el fuego con amor

me miro en el charco del agua
mis arrugas dicen que puedo ser más viejo
que puedo ser hombre

pero no me la creo
ayer perdí una líneas de mi vida en un libro
ayer quise ser verso caminante
un poema que se pueda pegar en la estación de un tren
a pesar de que esta ciudad no tenga trenes
una piedra que no ruede cuando la patean
quise ser eso
pero fui lo que veo en las mañanas frente a mi espejo
una sombra que no tiene cuerpo

0 comentarios: