martes, 7 de abril de 2009

Fujimori condenado

Una madre llora, llora por un hijo asesinado y acusado injustamente de ser terrorista. ¿Qué pasó en el Perú en aquellas décadas?

La crueldad se vistió de hombre, tomo su fusil, su machete, el dolor ajeno. Los muertos fueron inocentes y culpables, civiles, militares y terroristas. ¿Qué lado tuvo más muertos? Según la CVR y los informas oficiales: la parte civil, la parte olvidada que no tiene un documento de identidad que lo acredite como "ciudadano".

Están leyendo la sentencia de Fujimori, es considerado culpable. Fujimori sabe que es culpable, pero solo atina a mover sus fichas, su lado zorro sale, piensa, cavila. Lo alucino moviéndose mismo Abimael cuando fue presentado como un animal enjaulado, claro, si le permitieran moverse como serpiente.

En los exteriores de la Diroes la gente fujimorista reclama, se araña, se rasga las vestiduras porque su jefe es considerado culpable. Me pongo a pensar, tan fuerte es la pobreza que por el solo hecho de que te regalen un kilo de arroz, un tarro de leche, un paquete de fideos, ya te ven como un héroe nacional. La pobreza es un arma que los dictadores siempre van a coger, la ignorancia, siamesa de la pobreza, es un arma que usan los que quieren delinquir.

Que esté viejo Fujimori, no importa, el poder judicial ha demostrado estar a la altura de los tribunales internacionales al condenar al dictador, porque sí fue eso un dictador que asesino, que compró medios de comunicación, que robo al Perú. Sin embargo solo es juzgado por asesino, por crímenes de lesa humanidad: la Cantuta, Barrios Altos. Algunos me dirá: pero qué cosa se puede pedir, era una guerra. Era una guerra, pero en una guerra se respetan los derechos humanos de los otros, del enemigo, porque sino te estarías comportando como el otro, cosa que no hizo el estado, quien se comportó como un ente terrorista. ¿Qué pasaría si con ese pretexto matan a tu madre, a tu padre, a tu hermano, a tu esposa, a tu hijo?

Una madre llora, piensa que se hace justicia, piensa y tiene la fe que el asesino de su hijo pagará todo lo que le ha hecho, que esa muerte no quedará impune.

Esperemos que sea así y que esto sea un nuevo comenzar para el Perú, para un Perú más justo y mas humano.

0 comentarios: