domingo, 15 de marzo de 2009

Museo de la "me moría"


El hecho de apoyar a la Comisión de la Verdad y la Reconciliación como Prover (promotor de la verdad) me ayudó a tener una visión más clara de la realidad y a entender una máxima cristiana: "la verdad os hará libres". Y es verdad, valga la rebuznancia, la verdad es ese elemento de la vida que está relacionado a la vida, al actor del amor y que, de ninguna manera, puede hacerte mal; quizá te hiera un poco, sobre todo a las personas que les cuesta aceptarla o que pretende negarla.

Estos días somos espectadores, no deberíamos serlo nomás, de un debate entre aquellos que propugnan la creación de un museo de la memoria y entre los que argumentan que de ninguna manera debe ser creado, claro que con otro floro (legal, político, católico, etc.). Esto no me sorprende, Lima, que no es solo el Perú, nunca reconoció la violencia política que sufrió el Perú profundo sino solo hasta Tarata. Lo mismo ocurre hoy, los ojos de la clase política y de muchos limeños no quiere aceptar la verdad de los hechos y pretende negar lo innegable: los 70 000 muertos que nos dejó esta violencia política, según el Informe Final de la CVR.

El psicoanálisis dice que para que un trauma sea superado es necesario hacerle frente y no esconder la cabeza como avestruces; en otras palabras, la verdad nos hará libres, nos hará una nación reconciliada. Cuando tu te das cuenta de que un hecho en tu infancia te marcó, entiendes el por qué de tu comportamiento actual y tratas de cambiar dicho hábito, claro, todo esto es con una terapia. Pero el Perú ni se atreve a mirar a su interior, se comporta, como diría Basadre, como un adolescente.

Ojalá que algún día se cree un museo de la memoria en el Perú, quizá no con ayuda del estado, tal como sucedió en algunos países europeos, sino con ayuda de la sociedad civil, de fondos privados; ya que estos son los primeros motores frente a un estado inoperante y ciego como el nuestro. Ojalá que esto algún día llegue y nos comportemos como un adulto que quiere superarse y no como un adolescente masoquista que le gusta negar su dolor para seguir eternamente sufriendo.

0 comentarios: