jueves, 26 de marzo de 2009

Honor


No sabía qué hacer, al arma me colgaba en el pantalón, durante un momento pensé en la forma fálica que podría ver la persona del frente pero me detuve ante él.

Recordé el cielo, la Lima, la lluvia de Puno, el hecho de no tenerte por más de tres meses y de encontrarte en la cama con él cuando viajé acompañado de la sorpresa.

Lo miré a los ojos y presentí que ers mi fin; era matar y limpiar mi dignidad ante la gente de mi barrio o mantener mi vida y quedarme como una pared manchada de grafities.

Cerré los ojos, levanté el brazo con el arma y disparé.

Nunca lo olvidaré, nunca, la sangre corría por mi cara, mi honor estaba lavado, estaba lavado con mi propias sangre.
Read rest of entry

lunes, 23 de marzo de 2009

Adios Álvaro

No lo conocí, sin embargo me acompañó en las mañanas en RPP cuando me levantaba para ir a trabajar. También en la tardes cuando le tocaba presentar la Rotativa del aire y me divertía cuando los Chistosos lo vacilaban cuando hacía el cierre de su edición de noticias. Me entristeció cuando dejó la radio para irse a la televisión, a ATV para ser exactos; me alegró al verlo en coqueteos con su novia Juliana. Pensé que llegaría lejos porque era un buen reportero, no lo digo porque se deba decir eso de una persona recien fallecida, lo digo porque eso fue lo que aprecié; pero la muerte se lo llevó justo el día de hoy. Gracias Álvaro Ugaz por darnos lo que a muchos peruanos nos falta: información.
A veces Dios se comporta como un ser humano y se lleva a personas que deben quedarse en la tierra.
Read rest of entry

jueves, 19 de marzo de 2009

La teta mentada


El dolor no conoce de tiempo, se manifiesta así cambien los gobiernos,

las personas nazcan, crescan o mueran:

el dolor es un compañero que se nos apega como una madre.


Ayer fui a ver la Teta asustada, luego de buscarla por dos salas de cines del centro de Lima la encontré en un cine de antaño, no tan cuidado la verdad. Tal como imaginé la sala estaba medio llena, debido, quizá, a las críticas y halagos que la prensa y la crítica han tenido con este nueve filme de Claudia Llosa.
Es que la expectativa de una película peruana ganadora de premios internacionales merecía tal atención; sin embargo, he aquí la gran pregunta, está el público peruano preparado para este tipo de películas. Lo digo porque al finalizar la proyección de La teta asustada note a la gente con una sonrisa forsoza, como alguien que debe de sonreir por el hecho de que todos lo hacen.

Claro, La teta asustada es un filme artístico, expresionista, oscuro; es un filme europeo y no uno americano o peruano folklórico como muchos peruanos imaginan ver, es decir, ver gente bailando alguna danza típica, escuchar un huayno festivo, etc. No hay una carnavalización de la historia; sino una anticarnavalización al estilo de Bajtin; es decir, un anticarnaval, no se crea un mundo organizado, sino que estamos ante la presencia de una destrucción de un mundo creado por la madre, es matar a la madre y tratar de renacer, cosa que ocurre en la película.

Estamos ante una expresión cercenada de la vida, ante una mirada que no quiere ver, el mundo de Fausta es un mundo que no se quiere ver, es esa mirada que desconoce un ministro del interior, algunos congresistas, un presidente sin memoria, un buen número de peruanos que piensas que esas cosas deben de estar calladas y sepultadas.

Por otro lado, me voy por las vertientes que creen que esta película está desacretidata porque es mostrada por una "blanquita pituca" que no conoce el Perú, puede ser que Claudia Llosa no haya pasado los momentos tanáticos que vivieron muchos peruanos en esas dos décadas; pero no dudo que Magaly Solier no lo haya hecho, hija del sufrimiento, creció con el sufrimiento de ver a su pueblo morir bajo las manos de la violencia política y eso se refleja ricamente en su actuación. La teta asustada puede ser una visión europea de la realidad peruana, pero no por eso pierde fuerza y carga semiótica que lo hacen un gran filme.
Read rest of entry

lunes, 16 de marzo de 2009

Confesiones de la espalda de un falso blogadicto


No soy un bloguero o blogger o como se le quiera decir, tan solo uso este medio para sacar aquellos pensamientos, sueños o pesadillas que se acumulan en mi mente. Y es que la escritura es eso, un modo de catarsis que muchos de nosotros tenemos, un modo de desahogo ante un mundo que no podemos comprender y que no nos quiere entender. Alguien se ha preguntado cuántos somos, cuántos blogs hay y, sobre todo, cuántos lectores de estos hay.

Soy conciente de que me leen menos de cinco personas, acaso esperaría más... No lo creo, no comprenderían lo que escribo, ya que uso eso que denominamos chistología, un modo de tomar la vida por cinco chicos de la facultad de letras de la San Marcos (mi voz interna me dice mi público objetivo) es solo entendida por ellos y por poquísimas personas que creo que me entienden o que tratan de entenderme.

En todo caso, para mi un blog funciona como un medio de comunicación más "quemado", más libre, quizá íntimo, es un lugar en donde pones tus confesiones que no te atreverías a decir de frente a un amigo; pero que por este medio no sabes por qué se te escapa y te liberas, quizá por esa complicidad con el silencio y la ceguera, el hecho de saber que casi nadie lee un blog de un desconocido.

Quizá por eso sigamos escribiendo, porque sabemos que casi nadie nos visita y porque el hecho de escribir, de pensar al escribir, es una actividad relajante, catártica que nos desatada los temores y traumas. Es como gritar frente a un mar, teniendo la tímida certeza de que alguien nos puede escuchar y quizá replicar.
Read rest of entry

domingo, 15 de marzo de 2009

Museo de la "me moría"


El hecho de apoyar a la Comisión de la Verdad y la Reconciliación como Prover (promotor de la verdad) me ayudó a tener una visión más clara de la realidad y a entender una máxima cristiana: "la verdad os hará libres". Y es verdad, valga la rebuznancia, la verdad es ese elemento de la vida que está relacionado a la vida, al actor del amor y que, de ninguna manera, puede hacerte mal; quizá te hiera un poco, sobre todo a las personas que les cuesta aceptarla o que pretende negarla.

Estos días somos espectadores, no deberíamos serlo nomás, de un debate entre aquellos que propugnan la creación de un museo de la memoria y entre los que argumentan que de ninguna manera debe ser creado, claro que con otro floro (legal, político, católico, etc.). Esto no me sorprende, Lima, que no es solo el Perú, nunca reconoció la violencia política que sufrió el Perú profundo sino solo hasta Tarata. Lo mismo ocurre hoy, los ojos de la clase política y de muchos limeños no quiere aceptar la verdad de los hechos y pretende negar lo innegable: los 70 000 muertos que nos dejó esta violencia política, según el Informe Final de la CVR.

El psicoanálisis dice que para que un trauma sea superado es necesario hacerle frente y no esconder la cabeza como avestruces; en otras palabras, la verdad nos hará libres, nos hará una nación reconciliada. Cuando tu te das cuenta de que un hecho en tu infancia te marcó, entiendes el por qué de tu comportamiento actual y tratas de cambiar dicho hábito, claro, todo esto es con una terapia. Pero el Perú ni se atreve a mirar a su interior, se comporta, como diría Basadre, como un adolescente.

Ojalá que algún día se cree un museo de la memoria en el Perú, quizá no con ayuda del estado, tal como sucedió en algunos países europeos, sino con ayuda de la sociedad civil, de fondos privados; ya que estos son los primeros motores frente a un estado inoperante y ciego como el nuestro. Ojalá que esto algún día llegue y nos comportemos como un adulto que quiere superarse y no como un adolescente masoquista que le gusta negar su dolor para seguir eternamente sufriendo.
Read rest of entry

sábado, 14 de marzo de 2009

Para tu silencio

alguna vez fuiste tú
tus ojos en el cielo
tu mano que hacía vida
muchas veces fuiste tú
la forma como decías poesía
como describías lo que
era el aire mal dicho
y sé que hoy
más que nunca eres tú
a pesar de que tu mano
no esté porque diste
al silencio una voz dulce y sutil
para que diga vida


Read rest of entry

jueves, 12 de marzo de 2009

Adios y gracias Blanca




Estoy escuchando y viendo a Blanca Varela, en Youtube, sale ella con una blusa amarilla recitando un poema, no sé cuál es, es una vergüenza, ya que me llamo seguidor de ella; un seguidor-admirador-dizque poeta que lamenta su muerte.

Hoy a las 12:02 P.M. la página web de El Comercio lanza la noticia, una hora después deambulando por el mundo web la cojo. No, no puede ser, Blanca ha muerto, me estremezco, no sé que hacer.

Escucho-veo una vez más el poema de Blanca Varela, me percato de que es uno que conozco "Canto Villano" y me emociono, es uno de sus poemas que me gustan, y escuchar su voz, su maternal voz y el modo cómo lo recitan me conmueven.

Mi primer acercamiento a Blanca, a nuestro Blanca, ocurrió el año 1998 en una academia del centro de Lima, un poema, ese que dice "soné con un perro, con un perro deshollado"; bastó escuchar esos versos para reafirmar mis ganas de meterme en ese vano oficio llamado la literatura. En aquellos tiempos era un simple estudiante preuniversitario que de debatía entre la ingeniería electrónica o la literatura, lo confieso, José Watanabe, Blanca Varela y, sobre todo, César Vallejo, me tomaron de la mano para estudiar lo que estudié.

Sé que no soy solo en único que se metió a una escuela de literatura por la afición a un escritor, conozco a un par que lo hicieron por Vargas Llosa, pero la poesía es más pura, más delicada y personal. Si se piensa que la literatura es un lujo, la poesía lo es aún más. Casi no ha habido poeta que viva por ser poeta, se me viene a la mente uno: Neftalí Reyes; pero son casos "milagrescos"; elegir ser poeta es ser nada entre la nada, ser una persona que no pueda acogerse en un sistema laboral. Es una dulce condena, una hermosa maldición, como diría Blanca.

Retomo el tema, se nos fue Blanca, la amiga de Octavio Paz, me imagino que debe de haberla recibido con alegría en algún lugar del universo, me imagino que debe de estar contenta por volver a ver a su hijo, sí, aquel fallecido en ese accidente aéreo en Arequipa hace ya varios años. Debe de estar al lado de otro grande, el gran Wata, al lado de Pablo Guevara, Eilson, Rosé, de los hermanos Salazar Bondi, amigos de ella propios de la generación del 50, generación a la que pretendieron encasillarte, pero a la cual tu nunca perteneciste porque eras inclasificable. Sí, Blanca, tu muerte nos duele, nos quita la tinta para el verso, nos hace pensar que tu mano nunca volverá a ser vida, nunca volverá a escribir y eso me entristece a más no poder. Sí, Blanca, dejaste muchos hijos poéticos este día, hijos que te quisimos como madre, como guía, como tutora, a pesar de que nunca te vimos en personas, a pesar de que nuestros versos sean nada comparados con los tuyos.

"Aniquilar la luz o hacerla, hacerla como quien abre los ojos y elije un cielo rebosante en el plato vacío", ¿esa fue tu concepción de la vida?, ¿esa fue tu modo de decir sí luego de todas las agonías que padeciste?. Quiero creer que sí, que fuiste más fuerte, más poeta de lo que todos imaginamos. Gracias Blanca, imagino que ese plato que durante años esperó, ya no estará vacío, es que la vida es una decisión, una decisión que recibe todo lo que nos da el universo en un plato, en nuestro plato, en nuestra vida. Y sé que la tuya no fue en vano, te nos diste y te llevaremos en nuestros platos por siempre.


Read rest of entry

domingo, 1 de marzo de 2009

Cosas que te hacen feliz

1. Dejar un trabajo de mela que te frustaba emocionalmente y en el cual conocías a gente desagradable y, encima, que no te pagan puntual (¡Adios Grijley, carajo!).

2. Hacer un triki trak con tu flaca y una de sus amigas. Claro, que después te mandará a la mela y nunca más la podrás ver.

3. Tener un polvorete viendo como Kina Bienpartida pelea obteniendo el título mundial (¡Carajo, que yucazas!).

4. Meterle un lapo a un payaso (sueño de todo niño que alguna vez un payaso lo hizo llorar).

5. Ver como Barney explota en un cochebomba (por qué ese pluto dinosaurio no aparecio en el Perú en la década de los ochenta).

6. Comprarte un celular nuevo, aunque sepas que es de la Rue Cachina .

7. Tener un blog en el cual crees que puedas escribir y que te van a leer, aunque sepas que nadie te lee, solo tus amigos, tu enamorada (a veces), y uno que otro incauto que llega a este blog de manera casual, o no casual, ya que pusiste en las etiquetas de entrada palabras relacionadas al sexo,a cholotube, a tombitas fenix calatas, etc.
Read rest of entry