jueves, 11 de diciembre de 2008

El viejo Freud


el viejo Freud interno que cuelga de mi oreja
me dice que no tengo que ver tus pechos de reojo
que recoja mi lujuria y me ponga saco y corbata

me arrastra los ojos a tus ojos
y me dice que mire firmemente allí
como todo ser humano civilizado
y educado en un colegio de monjas

pero lo miro de reojo
y le digo que te mire tus 38 B

entonces se quita los lentes
se afloja el nudo de la corbata
y me dice
no siempre me hagas caso
a veces
para ser feliz
es necesario ser un simple animal

0 comentarios: