miércoles, 31 de diciembre de 2008

Confesión III

No cabe duda que las fantasías, el imago se estrella con la realidad si es que nos ponemos a analizarla. Claro, la fantasía cumple su papel: el de hacernos más placentera la vida; pero a veces, cuando la queremos alcanzar, la desazón del análisis nos hace morder el polvo de la acera, nos perfora el hueso del pie y nos forma un nudo en la garganta que es difícil de desanudar.

Es difícil saber que lo irreal puede ser real, que una mano que no se mueve puede mover un lapicero, que una boca que no ama pueda decir te amo; y todo queda allí..., las ganas de morir en do mayor, los ecos que no se abren en las orejas, las piernas que se cansan de dar más pasos.

Yo no sé que gane escribiendo estas lineas, solo sé que un sueño se hace totalmente irreal, que una piedra rompe el límite de una esperanza y que la realidad me da la mano fuerte y me sonríe buscando una respuesta.

Pero... qué queda, llorar por el pan quemado, morder una cebolla con los ojos abiertos, sembrar piedras y ceniza esperando que algún día venga un dios y nos dé un poco de maná. No, el hombre, lo dijo Camus, es un ser rebelde que busca una luz, a pesar de que esta no exista. Una fantasía hecha polvo crea se trasmuta, se convierte en viento, en vientre y crea otra.

Y el ciclo volverá a repetirse porque el imago ayuda a vivir, a sobrevivir y todo al costo de un par de lágrimas que hagan de nuevo un barro con el cual formar otra esperanza-
Read rest of entry

martes, 30 de diciembre de 2008

Confesión II


Se acaba el año, ¿se acaban las frustaciones? Claro que no, ellas siempre nos seguiran como aquellos sueños incumplidos de nuestra vida, como aquello que pudo ser, pero que nunca fue.

Se acabe el tiempo y nos darán un segundo más para saber que lo que vivimos fue algo intenso o no, pero fue algo que ojalá algún día logremos catalogar en nuestro albúm de vida y que no lo borremos de nuestro disco duro.

No quiero hacer ningún discurso bonito ni conciliador con el año que viene, que venga nomás, que nos agarre con la crisis mundial, con las acciones que se van perdiendo en el aire como aquel humo de un cigarrillo que se cae de los dedos.

Tan solo quiero mirar mis pisadas, la acera de mi casa y recordar que alguna vez tuve un apellido, un número en la cabeza con el cual batía mis manos en un patio esperando que una mirada me halle entre un todo.

En fin, el año se va, el año entra, los problemas seguirán y mis ojos seguirán gastándose frente a una pantalla, frente a un cielo que nos quiere derretir la lengua.

Una última reflexión: a las doce no saluden a quienes no les cae, sean sinceros consigos mismos.

Feliz Año de la recesión económica mundial¡¡¡
Read rest of entry

lunes, 29 de diciembre de 2008

Confesión desesperada


no sé por qué no escribo

no escribo ni espuma en mi boca

ni manchas en las paredes de mi baño


no escribo ni pisadas

ni caminos cercados que me lleven hacia ti

ni que me pierdan en donde quisiera perderme


pero no escribo

mi mano se cae cada mañana cuando trato de ser luz

mi carne se pierde en mis pensamientos cuando empuño el lapicero


no, no, no

las combis no me dejan acabar un poema entre sus baches

el cielo de Lima se me cae por lo ojos y me vuelvo polvo un instante

pero me pongo pantalones una sonrisa en la mano

y salgo a trabajar


quemo mis dedos en el umbral de una maquina de café

y quemo esos dos versos en donde te decía que eres el sol


pero no me concentro

y tiro piedras a las lunas de los carros que obstruyen mis pasos

y reviento los globos de los niños que se caen raspándose las rodillas

y el verso

el lejano y gris verso

se me cae de la cama cada mañana

se me pierde mientras me lavo la cabeza con humanidad

se me enreda en el peine y en las agujetas de mis zapatos

se me va en la espuma del jabón que se pierde por donde mi vida se va

por aquel agujero que nos contacta con la inmensidad

Read rest of entry

miércoles, 24 de diciembre de 2008

Navibad

La Navidad es una de esas fechas en donde la gente se cree buena, en donde la gente pretende limpiar su conciencia y sus malos actos del año organizando una chocolatada para niños pobres, entregando regalos a esos niños que limpiar los carros o dando el sencillo que les sobra a aquella mujer que vende caramelos en los carros.
La Navidad es una fiesta en donde se prometen no hacer acciones que se saben se volverán a hacer, verbi gracia, pelearse con el hermano, robar a los padres, ser infiel a la pareja, golpear a la mujer, etc.
La Navidad es una fiesta en donde la gente que no se cae se saluda, se dan besitos, se dicen "Feliz Navidad" para luego al día siguiente rajar porque no se vistió bien.
¿Me desearán este día una feliz Navidad?
Read rest of entry

jueves, 11 de diciembre de 2008

El viejo Freud


el viejo Freud interno que cuelga de mi oreja
me dice que no tengo que ver tus pechos de reojo
que recoja mi lujuria y me ponga saco y corbata

me arrastra los ojos a tus ojos
y me dice que mire firmemente allí
como todo ser humano civilizado
y educado en un colegio de monjas

pero lo miro de reojo
y le digo que te mire tus 38 B

entonces se quita los lentes
se afloja el nudo de la corbata
y me dice
no siempre me hagas caso
a veces
para ser feliz
es necesario ser un simple animal
Read rest of entry

viernes, 5 de diciembre de 2008

I

té que me miras con el ojo del tiempo
que clavas el humo del cigarrillo en lo profundo de mis
palabras
que encuendes mi mirada
y coges una palabra para abrir una tumba
para mis dedos

tu sales, corres bajo el sol y recitas un tiempo
me llenas de tierra los zapatos, las pisadas, mi ayer
me pintas la risa de pasyo artificial...

yo sólo me siento en el filo de una hoja en blanco
cojo un puñado de tinta entre mis manos
muerdo una nota con veneno
y escupo estas lineas que no entran por mi nariz

así sea cuando el tiempo se hace lodo
Read rest of entry

lunes, 1 de diciembre de 2008

La soledad de crear

A menudo creo que para crear, escribir o hacer algo personal es necesario saber por donde anda la soledad, contarle sus pasos, seguirle las huellas húmedas de sus zapatos. Me refiero al hecho de crear, para crear o escribir necesitamos de ella, de su manos en nuestros hombros, de su boca en nuestros ojos y todo será por añadido, las palabras vendrán por sí solas, se posarán en nuestras hojas (en mi caso verdes) y podremos decir tarea cumplida. Claro, aún falta lo más tedioso: el corregir.
Qué pasaría si hay alguien por donde estamos inmersos en nuestra página en blanco, simplemente nos viene la lerda, no sabemos por donde empezar, nos nublamos y decimos ¡Chesu! Y sólo nos queda dos cosas: o agarrar a patadas a aquel que está por allí o sólo decirle cortésmente que requerimos de un tiempo a solas. La opción más civilizada es la segunda por supuesto; pero qué pasaría si optáramos por la primera... Ese tema creo que es para otro párrafo.
Escritores de profesión o no, necesitamos de la soledad para encontrarnos con nuestros demonios internos, con nuestros subconcientes, con nuestros yos maltrechos, etc. Lo único cierto es que la mano tira una piedra mejor o se mueve mejor si es que nadie la ve.
Read rest of entry